El debate de Rivera: Adelantando por la derecha

Si hubo un claro ganador del debate de anoche ese fue Albert Rivera. El líder de la formación naranja mostró la dureza que no se vio en Pablo Casado, y fue el único que realmente puso en apuros -en repetidas ocasiones-, a Pedro Sánchez. El futuro pacto entre Ciudadanos y Partido Socialista cada vez queda más lejos.

La verdad es que anoche Rivera echó varios capotes a Pablo Casado. El más notorio fue con la corrupción. Cuando Pedro Sánchez comenzó su reparto de golpes al Popular, fue Rivera quien tuvo que ponerse en medio para frenar al socialista, recordándole que barriese antes su propia casa.

Hasta ese momento Casado se había dedicado a recibir los golpes de Sánchez de dos en dos, y sólo entonces consiguió reaccionar y usar el arma arrojadiza de la corrupción hasta el estrado del Presidente. Pero Rivera hizo mucho más. Parecía un candidato totalmente distinto al que se presentó en sociedad en 2015 y 2016. Su seguridad en su discurso y su elocuencia pusieron en jaque en varias ocasiones tanto a Pablo Iglesias como a Pedro Sánchez.

  El PSOE se niega a expulsar a los golpistas del Congreso

Albert Rivera hizo mucho hincapié en el separatismo, en tratar de desacreditar a Sánchez a los ojos de todos aquellos votantes socialistas que no quieren ver como su país se parte en dos -tarea que realizó de manera magistral-, y donde sabe Rivera que Ciudadanos tiene una gran cantidad de votos que trasvasar.

El debate de esta noche terminará de fijar las posiciones, pero Rivera parte con una significativa ventaja. Fue el único que no dejó ver sus puntos débiles durante la hora y media del debate de anoche en la televisión pública. Tanto Pedro Sánchez como Pablo Casado podrían ver marcharse una gran cantidad de votos hacia los naranjas tras estos dos duelos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here