La investidura de Pedro Sánchez podría costar más de 80.000 millones de euros en favores

Pedro Sánchez aspira a ser el próximo presidente del Gobierno, pero la debilidad de su Grupo Parlamentario, que cuenta con tan sólo 123 diputados, le obliga a pactar con partidos de todo tipo de corte político si quiere sentarse durante los próximos cuatro años en La Moncloa. Sus socios son de lo más variopinto. Intentaremos resumir los favores que le deberá a cada uno de ellos, junto al coste asociado a su voto en la investidura.

El pacto con Podemos. El más peligroso. 72.000 millones de €

Su socio fundamental, y el que más caro saldrá a los españoles es Podemos. El partido de Pablo Iglesias ya dejó claras sus líneas rojas poco después de terminar las elecciones. En primer lugar, exigen entrar en el Gobierno de Sánchez. Además, piden que la jornada laboral se reduzca a 34 horas semanales, manteniendo el salario, y por último piden que se aplique su renta básica universal de 600€ al mes. La reducción de la jornada ahogaría sobremanera a las pymes, que deberían contratar más empleados y por tanto un mayor coste salarial por las mismas horas de trabajo -una nueva subida encubierta del SMI de un 15% extra. La renta básica supondría un gasto de 6.000 millones al mes, 72.000 millones al año. Supondría algo así como un 21% del PIB de el país, tan sólo para pagar este montante, y sería necesaria una subida de impuestos generalizada a todos los españoles, desde el IVA hasta el IRPF, asfixiando aún más a las pymes ante la bajada del consumo.

Con Podemos, Sánchez se quedaría en 163 diputados. De modo que le faltarían aún otros 13 para lograr la mayoría de la Cámara.

El PNV. Clave para Sánchez y para romper España y su economía

El siguiente socio que necesita el PSOE es el Partido Nacionalista Vasco. Su portavoz en el Congreso, Aitor Esteban, ya ha dejado clara su posición. Si quieren el voto nacionalista deberán permitir varias tropelías. En primer lugar deberán acercar etarras al País Vasco y traspasar la gestión penitenciaria al PNV. Además, se tendrá que aprobar por el Gobierno el nuevo Estatuto Vasco, que además de permitir un Referendum deberá permitir que el País Vasco tenga una relación de biteralidad con el Estado, sin subordinación al mismo. Esto situaría al Presidente vasco a la altura del de España, y dejaría al País Vasco como un ente propio. Si todo esto no fuese suficiente, Esteban le ha pedido aún más. Pide la transferencia de la Seguridad Social y la implantación de ayudas al País Vasco financiadas por el Estado. Por último, se deberá implantar una suerte de CGPJ en el País Vasco, que se encargue de las competencias de Justicia.

Con los votos del PNV, Pedro Sánchez sumará 169 diputados. Aún le faltarán otros siete. El siguiente socio evidente es Coalición Canaria.

  Pedro Sánchez quiere que las pausas en el trabajo ni se cobren ni se coticen

Coalición Canaria no quiere, pero tendrá que votar SÍ

Ana Oramas se ha mostrado contraria al apoyo de un eventual Gobierno PSOE+Podemos, pero con unos cuantos favores seguro que termina por votar SÍ a la investidura de Sánchez. Los requisitos de la canaria serán puramente económicos. Exige que se mejore la financiación para su región y se respete el Estatuto de Autonomía. Además, pide que se mejoren las condiciones fiscales de la Comunidad. En otras palabras, bajada de impuestos y aumento de la inversión estatal en la Comunidad. Oramas no tiene otra opción que votar SÍ a Sánchez. Cabe recordar, que en la anterior legislatura, el pacto del Presidente con los separatistas, planeaba dar una lluvia de millones a Cataluña a costa de los canarios. Si no quiere que se repita, debe estar en el bando de Sánchez, y que otras Autonomías sufran las consecuencias.

Los dos escaños de Coalición Canaria darán a Sánchez 171 diputados. Aún cortos para poder pensar en una hipotética victoria en la primera ronda.

Navarra Suma permitirá que Sánchez gobierne

Navarra Suma ha confirmado que se abstendrá, y no supondrá un impedimento para que Sánchez gobierne, a cambio de que el PSOE les permita gobernar Navarra. Es sorprendente, teniendo en cuenta su tendencia política. Son una coalición entre UPN, PP y Ciudadanos. Pero quizá sea lo que salve a España de que Sánchez pacte con los separatistas catalanes.

Compromís quiere más millones para apoyar a Sánchez

Compromís también quiere su lluvia de millones. Ayer le comunicaron al Rey que no darán su escaño a Sánchez si éste no mejora su financiación autonómica antes. De este modo, los valencianos pretenden igualarse a vascos y catalanes para conseguir mejorar su balanza fiscal a su mismo nivel.

El escaño de Compromís daría a Pedro Sánchez 172 diputados. Necesitaría también el apoyo del Partido Regionalista de Cantabria, que le dejaría en 173.

El apoyo cántabro: 6.169 millones de euros

Revilla ya ha entregado su mensaje a Pedro Sánchez. Tendrá su voto si paga los 121 millones que debe a Cantabria y aprueba el AVE con el País Vasco y Palencia. Los requisitos no son desmesurados, teniendo en cuenta que es una de las regiones con peores conexiones de España. Sin embargo, es un coste muy elevado. Cada kilómetro de AVE cuesta una media de 18 millones de euros. El tramo Palencia-Santander costaría 3.906 millones y el tramo Santander-Bilbao costaría otros 2.142 millones.

Entre unos y otros, sumarán 173 escaños. Suficientes en segunda votación gracias a que los separatistas presos no han entregado su acta y por tanto dejarán vacíos sus escaños. Sin embargo, la duda nos asalta. ¿Como pagará España esta factura de más de 80.000 millones?

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here