Los nuevos impuestos de Pedro Sánchez dejarán los coches en manos de los más ricos

Al menos así se deduce después de ver el borrador del Plan Nacional de Calidad del Aire. Las medidas que Pedro Sánchez aplicará durante los próximos cuatro años de legislatura terminarán por destruir el sector de la automoción en España. Un sector que cabe recordar que está a la cabeza de nuestra economía.

Más allá del impuesto a los vehículos diesel que aumentará en 9 céntimos el litro de combustible y en más de 65€ el gasto medio anual por vehículo, Sánchez subirá también el precio del Impuesto de Matriculaciones y hará lo mismo con el Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica.

Este impuesto, que recaudan los ayuntamientos y se paga de manera anual, actualmente grava el uso del vehículo de manera anual, y supone un alto coste para los españoles. Además, dependiendo de cada ayuntamiento el precio varía. El plan de Sánchez está claro. Como el precio del vehículo eléctrico es complicado de reducir por toda la tecnología que lleva asociada, Sánchez encarecerá el vehículo de combustión, de modo que se igualen los precios y la gente opte por los ecológicos.

  El Partido Popular promete crear medio millón de empleos con su rebaja fiscal

El problema, es que esto terminará convirtiendo el vehículo privado en exclusivo de las clases altas. Actualmente, el precio medio de un eléctrico ronda los 35.000 euros. El precio medio de un vehículo de entrada básica ronda los 9.000. Con los planes de Sánchez estos vehículos terminarán desapareciendo -junto a la industria asociada- y se venderán menos coches y todos ecológicos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here