Suspenden el empleo a un médico inglés por pedirle a una paciente musulmana que se quitase el velo

El doctor Keith Wolverson, que llevaba practicando la medicina en Inglaterra 23 años, ha sido apartado de su centro de salud después de que una de sus pacientes presentase una queja por «discriminación racista». Al parecer, la mujer fue junto a su hija a la consulta del doctor.

Ante las dificultades que presentaba la comunicación entre ambos el médico le pidió que se destapase la cara por no poder entenderla bien. La paciente aceptó sin problema, pero un rato más tarde, apareció en la consulta su marido, que tras amenazar al médico presentó una queja que le ha dejado sin empleo.

Al parecer, la versión del marido de la víctima es muy distinta. La mujer habría rechazado quitarse el velo por motivos religiosos, y el doctor le amenazó con no seguir la consulta. Esto hizo sentir a la mujer «discriminada racialmente». A pesar de lo disparatado de la situación, hay quien defiende que el médico tendría que haber actuado de otro modo.

  Destapamos el negocio de los menas: Hasta 65.000 euros anuales por cada uno

Aisha Ali-Khan, una conocida activista, afirma que a pesar de que ningún médico tendría que ser condenado por lo que ha pasado, debió haber pedido ayuda a una mujer o pedir a la paciente que escribiese en un papel lo que el doctor le preguntaba.

El doctor Wolverson se encuentra devastado, y no descarta abandonar la medicina tras lo ocurrido. «Ha ocurrido una gran injusticia». «Se ha malinterpretado para sugerir que se ha cometido un acto de racismo. Ya no quiero ser médico«.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here