Unos okupas convierten una oficina de Bankia en una narcofarmacia en Madrid

Un año llevan los vecinos del barrio de Simancas, en Madrid, aguantando a los okupas que se han adueñado de una antigua oficina de Bankia y la han convertido en un local de venta de estupefacientes. La situación es insostenible, y el barrio se llena cada día de toxicómanos que acuden a la zona para comprar su dosis.

Además, según la denuncia de los propios vecinos, el local se ha convertido en un auténtico vertedero. La basura se acumula por todas partes, y el miedo a un incendio que acabe con todo el edificio cada día cobra más fuerza. Al pasar cerca de la puerta el olor es nauseabundo y las autoridades miran para otro lado.

El local es propiedad de una inmobiliaria, a la que Bankia le paga un alquiler mensual, y tanto el Ayuntamiento como los cuerpos y fuerzas de seguridad de la ciudad parecen no darse cuenta de lo que ocurre en el interior. A pesar de las quejas vecinales, tras más de un año allí nadie ha ido a desalojar a los intrusos.

  Dos españoles entre los asesinados en Sri Lanka

El problema no termina ahí. Muchos vecinos han comenzado a poner sus pisos a la venta por temor a lo que pueda pasar con sus casas, y el precio no para de bajar, debido a que nadie quiere comprar una propiedad cerca de esta narcofarmacia, que cada día llena las calles y los portales de jeringuillas usadas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here